En Legaliboo utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios ofreciendo una experiencia de navegación personalizada. Si aceptas o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR | MÁS INFORMACIÓN

Contrato mercantil de prestación de servicios de diseño gráfico

Combinar la creatividad y técnica para atraer al público o transmitir un mensaje es algo que debes dejar en manos de un diseñador gráfico si realmente quieres tener buenos resultados. Las diferentes áreas en las que este contrato te resultará útil son tan variadas que abarcan desde la publicidad de una empresa comercial hasta el diseño de un folleto, la portada de un libro o el logotipo de una organización. Por lo tanto, con este contrato mercantil de prestación de servicios de diseño gráfico podrás regular la relación entre el Cliente y el Diseñador, teniendo en cuenta siempre que el proyecto del diseño encargado donde figuren todas las especificaciones creativas y técnicas deseadas por el Cliente deberás adjuntarlo al presente contrato.

PVP

14,99€


#

Lo que obtendrás


De que te protege este documento


#

Que validez tiene este documento


¿Quien ha elaborado este documento?

Boo!

Legaliboo

Legaliboo es tu generador de contratos online. Además, si tienes cualquier duda adicional o quieres…
Ver ficha

Ampliación de información

Tal y como se mencionaba al inicio, en estos casos resulta esencial que el Cliente adjunte al contrato el proyecto de diseño donde queden especificadas todas las exigencias que desea, para que el Diseñador pueda basarse en el mismo y así garantizar la correcta realización del servicio.

Además, al tratarse de una relación en la que, como Cliente, seguramente compartas datos y documentos necesarios para el efectivo desarrollo del diseño, es sumamente importante firmar un contrato de este tipo para garantizar la confidencialidad y la protección de datos de carácter personal entre ambas partes.

Finalmente, este contrato te permite que quede asegurada la transmisión de los derechos de explotación económica sobre los servicios de diseño gráfico al Cliente, manteniendo el Diseñador en todo caso la propiedad sobre las obras gráficas.