En Legaliboo utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios ofreciendo una experiencia de navegación personalizada. Si aceptas o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR | MÁS INFORMACIÓN

Contrato de obra menor

Este documento permite regular todos los aspectos esenciales que aparecen cuando se pretende encargar la ejecución de una obra. Este tipo de contrato, denominado por el Código Civil "de arrendamiento de obra" y regulado de forma muy general en sus artículos 1.588 a 1.600, suele definirse como aquel contrato por el que una persona, denominada contratista, se obliga respecto de otra, el cliente o comitente, mediante un precio determinado, a la obtención de un resultado. A este resultado, la obra en cuestión, es a la que se encamina la actividad realizada por el contratista, ya sea con o sin el suministro de los materiales por parte del cliente. Recuerda que resulta esencial adjuntar como documento anexo a este contrato una descripción detallada de las obras encargadas por el cliente al contratista.

PVP

14,99€


#

Lo que obtendrás


De que te protege este documento


#

Que validez tiene este documento


¿Quien ha elaborado este documento?

Boo!

Legaliboo

Legaliboo es tu generador de contratos online. Además, si tienes cualquier duda adicional o quieres…
Ver ficha

Ampliación de información

Debido a su escueta regulación en el Código Civil, el contrato de arrendamiento de obra, comúnmente denominado como contrato de obra, se ha visto desarrollado y definido tanto por la doctrina como por la jurisprudencia. A continuación pasaremos a destacar alguna de sus características más importantes:

- En cuanto a los elementos personales, nos encontramos con el contratista o constructor (persona que se obliga en ejecutar la obra) y por otro lado el dueño de la obra o cliente (la persona que se aprovecha de la obra realizada, a cambio de la obligación de pagar un precio determinado).

- Por lo que respecta a los elementos reales, se trata de la obra y el precio. La obra es el resultado al que se obliga el contratista y que suele estar descrita en un documento anexo al contrato; por otro lado, en cuanto al precio, en este documento ofrecemos la posibilidad de que se adjunte un anexo con el pago de cada una de las partidas (en el caso de que la obra se divida en éstas) así como especificar la forma del pago y el plazo del mismo.

- Finalmente, y para que no resulte demasiado extensivo, nos resta por hacer referencia a la responsabilidad por ruina que se desprende del artículo 1.591 del Código Civil. En virtud de esta norma, el contratista de un edificio responde de los daños y perjuicios al cliente por vicios de la construcción durante un plazo de 10 años y de 15 si la ruina es consecuencia de la falta del contratista a las condiciones del contrato.

Por último, la propia Ley 38/1999, de ordenación de la edificación, a pesar de no regular el contrato de ejecución de obra, sí que establece una regulación general de algunos aspectos esenciales en el proceso de edificación que afectan al contrato de obra.