En Legaliboo utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios ofreciendo una experiencia de navegación personalizada. Si aceptas o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR | MÁS INFORMACIÓN

Contrato de arrendamiento de finca rústica

Este tipo de contrato resulta aplicable para aquellos casos en los cuales una de las partes es titular de una finca rústica, con la cual desea obtener una ganancia, y la otra está interesada en el aprovechamiento de la misma, ya sea éste agrícola, ganadero o forestal. Te recordamos que la parte arrendataria siempre tendrá derecho a determinar el tipo de cultivo para la finca arrendada, siempre que devuelva la misma en el mismo estado en que la recibió y siendo nulo cualquier pacto por el que se le imponga cualquier restricción sobre el cultivo o el destino que quiera darle a los productos obtenidos con él. Este contrato se encuentra ampliamente regulado en la Ley 49/2003, de 26 de noviembre, de Arrendamientos Rústicos. Por medio de la firma del presente contrato de arrendamiento de finca rústica, además de regular las numerosas cuestiones que conciernen a un arrendamiento de estas características, estarás cumpliendo la normativa aplicable puesto que exige que consten por escrito.

PVP

14,99€


#

Lo que obtendrás


De que te protege este documento


#

Que validez tiene este documento


¿Quien ha elaborado este documento?

Boo!

Legaliboo

Legaliboo es tu generador de contratos online. Además, si tienes cualquier duda adicional o quieres…
Ver ficha

Ampliación de información

Tal y como se hacía referencia en la descripción de este contrato, la regulación del mismo por la Ley 49/2003, de 26 de noviembre, de Arrendamientos Rústicos, es amplia y abarca prácticamente todas las cuestiones necesarias para llevarlo a cabo.

Teniendo en cuenta los puntos más llamativos de esta Ley, es interesante proceder a comentar alguno de ellos, los cuales resultarán sin lugar a dudas interesantes para aquella persona que desea firmar un contrato de este tipo:

- En su artículo 4 se establece la posibilidad de que una misma finca sea objeto de varios arrendamientos simultáneos, siempre que los aprovechamientos sean compatibles.

- Los artículos 5 a 7 ofrecen una serie de contratos no considerados como arrendamientos rústicos, arrendamientos exceptuados de esta ley así como la inaplicación de la misma en ciertos casos, como que la finca sea accesoria de edificios o explotaciones ajenas al destino rústico, siempre que este rendimiento sea más del doble que la explotación rústica.

- Por otro lado, en relación con las personas arrendatarias, tratándose de persona jurídica debe contener en su objeto social el ejercicio de actividad agraria.

- Finalmente, cualquiera de las partes puede pedir que se inscriba el contrato en el Registro especial de arrendamientos rústicos.

Pincha aquí si deseas echarle un vistazo a la Ley de Arrendamientos Urbanos.