En Legaliboo utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios ofreciendo una experiencia de navegación personalizada. Si aceptas o continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. ACEPTAR | MÁS INFORMACIÓN

Contrato de alquiler de plaza de garaje para moto

Existen plazas de garaje destinadas exclusivamente para el aparcamiento de motocicletas. Tanto si eres el titular de una de estas plazas como si estás interesado en alquilarla, con este contrato de alquiler de plaza de garaje para moto tienes la oportunidad de regular todos aquellos temas que, haciéndolo de forma verbal, pueden llegar a traer problemas: duración, renta, número de motocicletas autorizadas... No lo dudes y obtén la tranquilidad que necesitas firmando este contrato.

PVP

14,99€


#

Lo que obtendrás


De que te protege este documento


#

Que validez tiene este documento


¿Quien ha elaborado este documento?

Boo!

Legaliboo

Legaliboo es tu generador de contratos online. Además, si tienes cualquier duda adicional o quieres…
Ver ficha

Ampliación de información

Resulta importante que se tenga presente el hecho de que este tipo de contratos se regulan por el Código Civil y no por la Ley de Arrendamientos Urbanos. Esto hace que se tenga que acudir a las disposiciones contenidas en los artículos 1546 y siguientes del Código Civil para el caso de que exista alguna cuestión no contemplada por lo estipulado entre las partes o sea necesario para resolver algún problema de interpretación de cualquiera de las cláusulas, por ejemplo.

Por otro lado, desde Legaliboo creemos que resulta de interés hacer mención a dos cuestiones relacionadas con este tipo de contratos:

- En primer lugar, cuando se alquila una plaza de garaje el dueño está obligado a recaudar e ingresar en Hacienda el 21% en concepto de IVA.

- En segundo lugar, una Junta de Propietarios no puede prohibir el arrendamiento de plazas de garaje, por lo que un acuerdo de este tipo sería contrario a Derecho y, por lo tanto, nulo.